miércoles, 21 de noviembre de 2007

Prólogo del libro




La poesía y la prosa poética de Alex Samuel Vélez nos enfrenta, desde los primeros trazos, a un mundo en crisis: “peleamos porque nos apasionamos/ comemos sangre y nos violamos/ salvajes seremos siempre” (La carne del lodo). En medio de la crisis, el poeta va en la búsqueda del amor auténtico, sencillo, solidario, capaz de los mayores sacrificios y de entregas desinteresadas y en la búsqueda de un anhelo profundo de superación:



“Para mirar más allá
Tienes que tener fe
Saber lo que deseas
Ponerte una meta” (“Viaje”)

Valores como la fe, el propósito de vida, el señalarnos metas alcanzables, se alejan cada vez más y más de la sociedad en que vive inmerso el poeta. La ausencia de la autenticidad en el amor; la ausencia de la sinceridad en las relaciones interpersonales en el diario vivir provocan dolor, desesperanza, rebeldía. De ahí la sucesión de imágenes sensoriales y metáforas que van y vienen y recorren las páginas de principio a fin y crean veredas por donde la poesía se alarga y se enrosca y se contonea de sufrimiento.


A Alex Samuel Vélez le duele la vida, le duele la abulia y el aburrimiento de una existencia vacía que se repite y se marchita de tanto arrastrase y enmascararse de superficialidad, de banalidad, de insensibilidad, crueldad, violencia e hipocresía. Le duele el sistema de crianza que produce niños insensibles, jóvenes inconscientes, adultos irresponsables; le duele el sistema escolar de su país, la falta de libertad, la monotonía del ir y venir sin la falta de libertad, la monotonía del ir y venir sin verdaderos propósitos, la ausencia de esperanza y de alegría, por todo ello, el poeta se estremece, grita:

Pinta de verde tu asta y prueba el sabor de la esperanza
Prende la luz de tu libertad interior y sopla los vientos de alegría.
(“Si no te basta”)


Estamos, sin lugar a dudas, ante un poemario de gran contemporaneidad, tanto en las imágenes como en su contenido. Sorprende el hermetismo, el uso de símbolos, la profundidad de las reflexiones, la oralidad que caracterizan las expresiones y el léxico. Hay ausencia de signos de puntuación, de mayúsculas y en ocasiones cada línea melódica semeja caminos que se alargan o achican sobre el papel siguiendo tendencias neovanguardistas. De igual forma llama la atención sus prosas poéticas en las que afloran los sentimientos más auténticos del poeta al estilo del automatismo psíquico de los surrealistas.



Crema y Sudor y Vino Tinto es una mirada, desde muy cerca, a la sociedad puertorriqueña de nuestros días marcada por los convencionalismos, la corrupción política, el abuso en todas sus manifestaciones, la frustración, la apatía, el nuevo éxodo de valores en fuga y la patria irredenta. Mirada y viaje al centro del ser puertorriqueño, del tú y del yo con el propósito de rescatar el verdadero amor para construir un mundo de esperanza y alegría.


“amor es la palabra que no existe y que te la
quitan cuando mas la necesitas. Se juntan
el amor con la soledad y la monotonía...
porque te han quitado el amor...


Te han quitado
lo que te podía salvar”.
(“Poco a poco a poco”)


Alex Samuel Vélez, indiscutiblemente, cree en el amor como medio para salvar y transformar la sociedad.


Profesora Estela García Cabrera

Autora cubana de nacimiento y puertorriqueña por elección.

Ha publicado diversos libros de texto universitarios,

asi como 3 poemarios ampliamente difundidos.

Profesora del Departamento de Estudios Hispánicos
Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMPARTE ESTE BLOG

© 2007-2013 Todos los derechos reservados por el autor.
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos literarios publicados en este blog.

Buscar en este blog