viernes, 25 de enero de 2008

Cintura (del libro "Crema y Sudor y Vino Tinto")



sale el sol y nace tu estrella,
sabes que eres inocente
te haces elocuente en el saber,
sabes querer, te dejas amanecer,
transito lagunas de espejos en tus ojos
y nace la luna en tu vientre,
y tejes la esperanza en mis venas
te creces en mí... lates... lates
me crezco en tu cintura, te agarro fuerte...
salgo y entro rápido y despacio
te muerdo... detengo el movimiento de tu cabeza
dices mi nombre porque se te olvida el tuyo
pides y dices y gritas y gimes y saltas
se te olvida... te acuerdas, no sabes nada...

© 2010 Alex Samuel Vélez

2 comentarios:

  1. Tal parece que lees el alma de una mujer enamorada, ¿será?; el que un hombre lo exponga no es lo mismo que lo entienda. Aunque exista por defecto, en ese majestuoso instante, esa conexión que no oye, no habla, no ve, no huele, no toca… lo asimilan solo aquellos que se vuelven uno y nada más importa. Y si solo uno lo asimila, séa hombre o mujer, el flagelar del alma es inminente.

    ResponderEliminar
  2. vivir en la mente de una mujer amada es vivir el amor en su maximo esplendor y cuando escribi ese poema, vivia en la mente de una mujer amada... grx por tu percepcion tan acertada, un beso Leila!

    ResponderEliminar

COMPARTE ESTE BLOG

© 2007-2013 Todos los derechos reservados por el autor.
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos literarios publicados en este blog.

Buscar en este blog