miércoles, 28 de enero de 2009

Gente


El reloj sonó a las seis de la mañana con el maldito canto de gallo en mp3 que se cree que sabe cantar y ni come maíz, es que ahora las cosas se creen que son gente. Y es que ese poder se lo hemos otorgado a las cosas desde el momento en que nos convertimos en eso mismo, en gente.

Se acabó la película en el momento en que le echaban la leche en la barriga, siempre terminan así, ¿por qué será? Con la leche en la cara, o en el pecho, o en la barriga.
Se acabó el programa, era un documental de cómo alimentar bebés.

Vivimos en miseria por ser gente.
¡Absurdos pedazos de gente, igual que todos los demás y que yo, y que todos los demás... ah ya dije los demás!

Gente es la palabra para referirse despectivamente del prójimo, te das cuenta cuando dicen: “a la gente no les gusta trabajar”... ese eres tu mismo imbecil, no te identifiques.

Así que la próxima vez no digas eso, mejor di: “a mi no me gusta trabajar”. Para que te incluyas en la miseria.
© 2007 Alex Samuel Vélez

COMPARTE ESTE BLOG

© 2007-2013 Todos los derechos reservados por el autor.
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos literarios publicados en este blog.

Buscar en este blog