lunes, 14 de septiembre de 2009

Despotricando contra la censura de libros en Puerto Rico


En días recientes, nos enteramos que el Departamento de Educación de Puerto Rico ha censurado una serie de libros que se usaban o se podrían usar en los salones de clase.  Luego de una orden directa de Fortaleza y el Gobernador de la isla, Luis Fortuño.


Libros censurados:
• Antología Personal, de José Luis González
• El Entierro de Cortijo, de Edgardo Rodríguez Juliá
• Mejor te lo Cuento: Antología Personal, de Juan Antonio Ramos
• Reunión de Espejos, de José Luis Vega
• Aura, de Carlos Fuentes

Quiero hacer referencia a El Entierro de Cortijo, de Edgardo Rodríguez Juliá.
Este libro es del género denominado, crónica. Las crónicas son narraciones de un evento sucedido, del cual el autor fue testigo y lo narra en primera persona.

Debe ser leído por todos los puertorriqueños y puertorriqueñas, no sólo por su contenido histórico, si no por la maestría que emplea Juliá en la creación de la obra. Narra un evento único en la historia de nuestra isla, el entierro del rumbero Rafael Cortijo. Creador y precursor de lo que hoy conocemos en la música, como Salsa.

El lugar en que se desarrolla la historia es el Residencial Luis Lloréns Torres en Santurce. Caserío que da vida a unos 30,000 boricuas y en el que tuve el privilegio de trabajar por dos años como Manejador de Casos de poblaciones en riesgo.

La historia presenta a la gente del caserío como es. Sin estigmas cargados de moralismos ni figuras poéticas elevadas. Tenemos en esta obra una representación del pueblo puertorriqueño en su nivel más común… el pueblo pobre. Entonces me pregunto, ¿Será que el gobierno quiere ocultar al resto de la población el verdadero Puerto Rico? ¿Será que el gobierno quiere hacernos creer que en la isla hay bolsillos de pobreza? Cuando es al revés.

A donde voy con todo esto…

He dicho en más de una ocasión que el arte y la literatura sensibiliza a la gente… que ser sensible no es ser pendejo o mamao… que ser sensible es entender la realidad del otro y enmarcarla en nuestro día a día para dar la mano.

¡Coño, carajo! ¿Son malas palabras? Son palabras usadas en un contexto válido y necesario, que pertenecen al texto para logar la funcionalidad que pretende el escritor en el lector.  Pues aparentemente por palabras parecidas a esas, el gobierno del Señor Luis Fortuño ha censurado y retirado de nuestros salones de clase este libro.

¿Acaso nuestros adolescentes y jóvenes de nivel escolar, no están expuestos a todo tipo de vocabulario realmente soez y ofensivo en la radio? El reguetón es un género musical que por lo visto ha llegado para quedarse. Empezó como un gesto de auto-defensa de las clases marginadas que vivimos en los caseríos y barrios de la isla. La lírica en un principio era sumamente ofensiva pero al día de hoy se ha comercializado. Con todo y eso, todavía hay que reconocer que el vocabulario que usan los exponentes del género son ofensivas, violentas y denotan en ocasiones una total anarquía al sistema establecido.

Pues saben que… los aspirantes que desean darse el lujo de gobernar la colonia, usan a estos cantantes en sus actividades políticas con gran frecuencia. Y me van a decir con la cara de hipócritas, que ahora quieren censurar un libro porque pinta nuestra vida cotidiana.

En Puerto Rico vivimos como país de primer orden y nos comportamos como tercermundistas. Censuramos el arte, las letras y todo lo que propicie un sentir de orgullo patrio y genuino en las mentes de nuestro pueblo.

A mí como escritor y organizador de actividades de arte me han censurado en tres ocasiones. La primera por una monja, la segunda por un alcalde y la tercera por el obispo de Mayagüez. ¡Y NUNCA, PERO NUNCA HE PERMITIDO QUE SE SALGAN CON LA SUYA!

Puerto Rico… escritores, lectores, artistas, músicos, cantantes, grabadistas, maestros, abogados, comerciantes, desempleados… Unámonos y demos frente a este gobierno estúpido, inútil y desgraciado que nos ha tocado sufrir.

Pero esto no es nuevo, NO. En el 1645 el obispo de PR, don Fray Ramón López de Haro en sus Constituciones Sinodales, censuró algunas representaciones artísticas de teatro porque eran ofensivas e iban contra el pudor. ¿Algún parecido a lo que pasa ahora en el 2009?

© 2009.  Alex Samuel Vélez

COMPARTE ESTE BLOG

© 2007-2013 Todos los derechos reservados por el autor.
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos literarios publicados en este blog.

Buscar en este blog