domingo, 20 de noviembre de 2011

al mando de un dedo


tú me dañaste, me hiciste un hombre bueno

Tú, que corriste a mis manos
como niña
al encanto de un columpio
buscando subir tus aires
a la cima de un balanceo.

Yo, que confiando en el vaivén
de las idas por las salidas
y en el roce de la arena, que puse
bajo el manto de tus pies,
fallé en sostener tu espalda
cuando la velocidad de los pensamientos
viajaba a al traste de nuestra juventud.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

eres cometa, H


llegada ajena de un encuentro
que como muerte vieja se anticipa

asfixia repentina
posterior al chapuzón,
respiro ahondado

gota gruesa
en cabellos
negros ondulados,
sobre dedos rabiosos
en profunda inmersión

minutero ansioso
que despidiendo la llegada
de tu ausencia,
le arrebata los suspiros
al segundero

jueves, 10 de noviembre de 2011

wawa

wawa

una gira de mismas caras
recoge mi espera
acomoda las bases de mi andar
cobra veinte décimos del sudor
y carga la mirada inquieta de mis caribes,
por costas pacíficas
sobre vías numéricas

COMPARTE ESTE BLOG

© 2007-2013 Todos los derechos reservados por el autor.
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos literarios publicados en este blog.

Buscar en este blog