lunes, 5 de marzo de 2007

Florero

La medias están rotas en el talón
los calzoncillos me quedan estiraos
no hay sazón en la cocina
la radio no funciona
la nena no elabora.

El espejo me dice que me peine
La peinilla ni la encuentro
La crema del pelo me resuelve
no hay na’ mejor, que estar despeinao.

No quiero mas ni menos de lo que tengo
Necesito menos de lo que hay
Quiero mas de lo que no tengo
Me darán lo que no necesito
ni quiero.

Sabes que te estorba la frente
Que los cachetes están de mas
Que la nena no te llama
Que te envía un text na ma.

Se rodea de maremotos de rimas
De rimas sin maremotos
De motos sin mares
Y la rima sin nada que la rodea.

Solo se que las chanclas son negras
Y que me quedan grandes
Las uso con medias
Pues no me he cortao
Los uñas de los pies.

El sueno me arrebata
Pero más me asombra las ganas de ti
Solo quiero una muestra
De arroz con cornbeef

Soy desesperao
las ganas me matan
De tenerte a mi lao
Pa hacer un biftec
O chuletas con ajonjolí.

Quiero... que quiero llamarte
Plasmarte en mi regata
De sabores y amores
Estas llena y lo sabes

Me infunde la melancolía
Me hace sentir como una agonía
Me acelera el ritmo
me quita el pulso
Me acabas las pilas.

Te sueño y me drenas
Te tengo a mi lado
me haces sentir de lado

Estaba derecho ayer
y la guagua se me fue
estoy virado hoy
y en la guagua estoy montao.

Solo pa que sepas
Que esto es pa ti
Que lo que dice no tiene fin
La sabia está en tu maletín

Quiero vivir contigo
Saber que te pica el ombligo
Rascarte la espalda y los pies
Hasta que veas, que estas al revés.

Motivos me sobran pa decirte cosas
Pero más me gusta que las digas tu
Por si acaso, pa saber
Si es que quieres salsa soya.

Esta pared esta manchada
Un punto rojo me desorbita
No me deja pensar con coherencia
Me hace creer que estas en abstinencia

Me rompiste el amigo
Hiciste lo que quisiste
Brincaste el charco
Y lo hundiste

Las balsa se te quedo encallá
Te fuiste a dormir
Te hiciste pipi
Yo te olí sabia a nini.

Este pelo cuadrao que encontré
Me hace pensar en ti
Eres toda una actriz
Para mi... la que me hace vivir

Sean tardes, mañana o noches
No quiero estar sin ti
Pa andar me hace falta tu telaraña
Me inquieta tu patraña

Quiero saber donde andas en las tardes
En que mi vaina se hace grande
En que la jalea se pone madura
Cuando la leche se convierte en queso

El reloj me dice que son las seis
La mente me dice
Que es hora de verte

Las manos quieren parar de escribir
La boca quiere besarte pa sobrevivir
No hay mesa que aguante
Este florero lleno de flores.

ASV - Autor

A las 15 de la mañana

Andan las aceras vacías por el norte simpático de tus caderas y la crema de tus palpitares se hace espesa por el lecho de las calles andariegas. Todo corre de manera sincera que es la manera más entendible de todas las que hay disponibles. Te fuiste por la loma de los encantos a coger un arrebato de bailes y espantos. Llegaste a las 15 de la mañana y te fuiste rápido sin entender la real situación de las astillas que se me meten por entre las uñas y duelen que es una pendejá.

No entendiste mis razones ni mis balbuciones, te fuiste creyendo lo que creías y no lo que era. La dueña de mis noches y mis mañanas eres tu, la reina que se sienta en mi pulpito salvaje eres solos tu, la que manda las razones de mis sazones y mis sinsabores... esa eres solo tu.

El movimiento de tus llamas quemantes se hacen sentir con tus quejas y tus latidos de muda. No hablas, solo miras con esa cara de tristeza y de sapiencia.

Me haz hecho entender que la vida es solo una en los momentos que se pone la cosa difícil y que la vida es múltiple cuando va todo bien y nada se entiende en el sentido territorial de la palabra que da un paso de osadía y de remedios candentes al son del análisis del fuego cruzado.

Sola te has puesto en momentun de aire y te has hecho fuego candente para fundir mis aceros. Solo es cuestión de posarse en la cara del lecho sombrío de tus pasiones para tomarse un sorbo de tus rabietas.

He alzado la bandera del amor y he gritado a los cuatro vientos que somos uno y no dos porque la alegría se va divirtiendo de manera irrisoria en nuestros lechos y porque nunca se va acabar la copa de vino tinto que surge de tus nervios. Y es que simplemente a las quince de la mañana seremos la crema y el sudor y el vino tinto.

Alex Samuel Vélez - Autor

Rendija

A saber lo que viene del parto de tus colores
Explosión de gustos y sabor a cobre

Parpadeas en la rendija de mi puerta
Tus colores son vivos como luz
Nerviosa mi carne mis ojos se cierran
Quema la existencia de saber y creer

No me puedo convencer de nada
Solo que es una mirada
Que despluma mis emociones
Y me desnuda de repente y por completo

Se me acaba la paciencia…la coherencia…

Alex Samuel Vélez - Autor

Recorro Tus Lugares

Recorro tus lugares
afán de ser tu mar
querer obviar el pasar
del tiempo no es fácil.

Somos locos de atar
locos de amar
te voy a besar
me vas a adorar.

Seré el deseo de tu corazón
La espina en tu rosal
El credo de tu religión
Susurro en tus plegarias
El cantar del gallo
Clamor de tus masas
Llanto desolador
Alegría energética
Esclavo de tu piel
Dueño de tus ojos.

Serás la pureza de mi alma
La codicia en mi corazón
La virtud más preciada
La fuerza que me motiva
El deseo más arrebatador
La camilla que me cargue
El amor hecho carne
El agua que me quita la sed
La sal que da sabor a mi vida
El pétalo de mi rosal
Esclava de mi pose
Dueña de mis manos.

No habrá canto sin canción
Quejido sin lamento.

Alex Samuel Vélez - Autor

Libélula

Se desvanece la libélula en franco tiroteo de azules desdoblados
Observando la desfachatez de la luna lloriqueando y enmudecida
Asumiendo que la fértil cantera de dolores y malhumores se ha sumido en espanto
Que la queja de mi gente se ha quebrado en el fango

Es la armonía de la quebrada quien lleva el silbido
El aroma del café quien susurra al oído quejidos
Las estrellas parlotean el salto salvaje del mono elocuente
Que se hace fuerte mientras las nubes apagan el fuego del asno

Susurrando, susurrando va el charco y el pozo de deseos
Ya no queda mas que hablar ni menos que saber
Todo se ha quedado en receso de mediodía
Se han tomado demasiadas osadías y prestamos dejados

Se abrazan los deseos de los que no pueden y se quedan
Se despintan las calles del color que llevaban, negro y negro que era
Solo pinta el deseo la tragedia, pinta de azul y blanco entre grises que vuelan
Sus brazos metálicos se han llevado a mi gente



Pétalos de flores enardecidas han susurrado gritos al viento
Han encarnado el júbilo de los visitantes a la dorada lejanía
Aunque borrosa la sapiencia de los carteles en la anatomía de lo nuevo
Se adornan de humo y edificios y alcantarillados hediondos

No quedan parlantes ni parlanchines, solo mudos muy mudos en mis calles
Parece de película el casco de mi pueblo, vacías han quedado las charcas
Los peces no navegan por los ríos duros de acero, ni de cemento, ni de brea
Han sido pescados los deseos del parto salvaje de mi savia y mi veneno

Se han llevado con ellos el paisaje rústico de las maromas en el centro
Comercial es el anhelo de crecer en el gran mar de súplicas y de promesas
Quebrantos van y vienen en las avenidas del recuerdo... que por pasar quedan muchos

Y se han ido para no volver, para volver después o para mandar luego
A los que queden de ellos, a los que nazcan de ellos o a los que mueran de nosotros.

Alex Samuel Vélez - Autor

COMPARTE ESTE BLOG

© 2007-2013 Todos los derechos reservados por el autor.
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos literarios publicados en este blog.

Buscar en este blog