martes, 29 de septiembre de 2009

Ohhh bravío Mar Caribe, Ohhh Yunke florido





Ohhh bravío Mar Caribe
danos tu fuerza avasalladora,
renueva nuestra fe caída
y prende el fuego de tus corrientes
en nuestras puños.

Deja caer la lluvia de tus olas
sobre la frente del tirano
que hace llorar tus habitantes.

No permitas que el dolor
vuelva a florecer
en esta isla tan marchita.

Riega sal y riega aroma
zumba la cresta de tus olas
por encima del mármol vano
que afrenta las costa norte de tu isla.

Habla con el atlántico
explicale nuestra situación
que sea tu amigo y nuestro hermano,
sabrá por donde entrar
por donde ahogar
y hasta donde dejar crecer.

Ohhh Yunke florido
perdónanos…
¿qué hemos hecho para recibir tu olvido?
no nos dejes en esta desolación,
germina en nosotros
la semilla que depositaste
en Agüeibana y Guarionex.

Clama desde tu punta aguerrida
por nuestro amigo Huracán
que arrase con los troncos secos
con las hojas marchitas
y las almas agrietadas.

Sólo así tendremos
un nuevo renacer.

© 2009 Alex Samuel Vélez

viernes, 25 de septiembre de 2009

no te aísles, no te arropes




“ Ser responsable es fortalecer la patria”
Pedro Albizu Campos

El sabor de la manzana es paralelo al [crak] que se escucha al morderla.

Una avalancha
de disgustos y sinsabores
te arropa,
la cara del verdugo
se tuerce al quebrar tus huesos,
la bala zumba
al penetrar tu mente,
mas aún, no te vencen.

Tu huella es sólida
y el derrame de tumbas gélidas
se apartan del mar
cuando tiras la toalla.

Las sombras
inundan el pensamiento
en la crisis
pero son sólo eso, sombras,
parásitos en cuerpos vacíos
que viven de la pena.

Verse la cara fría
en la mañana desierta,
cuando es hora de salir de la casa
y no tienes donde ir,
Sí, es ansiedad inquietante.

Mas tú
transformarás ese devenir
en dinamo excitante,
no te aísles, no te arropes
anda, brinca, corre y vete.

Que la ciudad te espera
el campo te desea
la familia te ama
los amigos te apoyan
la Patria, te necesita.

© 2009 Alex Samuel Vélez

lunes, 14 de septiembre de 2009

Despotricando contra la censura de libros en Puerto Rico


En días recientes, nos enteramos que el Departamento de Educación de Puerto Rico ha censurado una serie de libros que se usaban o se podrían usar en los salones de clase.  Luego de una orden directa de Fortaleza y el Gobernador de la isla, Luis Fortuño.


Libros censurados:
• Antología Personal, de José Luis González
• El Entierro de Cortijo, de Edgardo Rodríguez Juliá
• Mejor te lo Cuento: Antología Personal, de Juan Antonio Ramos
• Reunión de Espejos, de José Luis Vega
• Aura, de Carlos Fuentes

Quiero hacer referencia a El Entierro de Cortijo, de Edgardo Rodríguez Juliá.
Este libro es del género denominado, crónica. Las crónicas son narraciones de un evento sucedido, del cual el autor fue testigo y lo narra en primera persona.

Debe ser leído por todos los puertorriqueños y puertorriqueñas, no sólo por su contenido histórico, si no por la maestría que emplea Juliá en la creación de la obra. Narra un evento único en la historia de nuestra isla, el entierro del rumbero Rafael Cortijo. Creador y precursor de lo que hoy conocemos en la música, como Salsa.

El lugar en que se desarrolla la historia es el Residencial Luis Lloréns Torres en Santurce. Caserío que da vida a unos 30,000 boricuas y en el que tuve el privilegio de trabajar por dos años como Manejador de Casos de poblaciones en riesgo.

La historia presenta a la gente del caserío como es. Sin estigmas cargados de moralismos ni figuras poéticas elevadas. Tenemos en esta obra una representación del pueblo puertorriqueño en su nivel más común… el pueblo pobre. Entonces me pregunto, ¿Será que el gobierno quiere ocultar al resto de la población el verdadero Puerto Rico? ¿Será que el gobierno quiere hacernos creer que en la isla hay bolsillos de pobreza? Cuando es al revés.

A donde voy con todo esto…

He dicho en más de una ocasión que el arte y la literatura sensibiliza a la gente… que ser sensible no es ser pendejo o mamao… que ser sensible es entender la realidad del otro y enmarcarla en nuestro día a día para dar la mano.

¡Coño, carajo! ¿Son malas palabras? Son palabras usadas en un contexto válido y necesario, que pertenecen al texto para logar la funcionalidad que pretende el escritor en el lector.  Pues aparentemente por palabras parecidas a esas, el gobierno del Señor Luis Fortuño ha censurado y retirado de nuestros salones de clase este libro.

¿Acaso nuestros adolescentes y jóvenes de nivel escolar, no están expuestos a todo tipo de vocabulario realmente soez y ofensivo en la radio? El reguetón es un género musical que por lo visto ha llegado para quedarse. Empezó como un gesto de auto-defensa de las clases marginadas que vivimos en los caseríos y barrios de la isla. La lírica en un principio era sumamente ofensiva pero al día de hoy se ha comercializado. Con todo y eso, todavía hay que reconocer que el vocabulario que usan los exponentes del género son ofensivas, violentas y denotan en ocasiones una total anarquía al sistema establecido.

Pues saben que… los aspirantes que desean darse el lujo de gobernar la colonia, usan a estos cantantes en sus actividades políticas con gran frecuencia. Y me van a decir con la cara de hipócritas, que ahora quieren censurar un libro porque pinta nuestra vida cotidiana.

En Puerto Rico vivimos como país de primer orden y nos comportamos como tercermundistas. Censuramos el arte, las letras y todo lo que propicie un sentir de orgullo patrio y genuino en las mentes de nuestro pueblo.

A mí como escritor y organizador de actividades de arte me han censurado en tres ocasiones. La primera por una monja, la segunda por un alcalde y la tercera por el obispo de Mayagüez. ¡Y NUNCA, PERO NUNCA HE PERMITIDO QUE SE SALGAN CON LA SUYA!

Puerto Rico… escritores, lectores, artistas, músicos, cantantes, grabadistas, maestros, abogados, comerciantes, desempleados… Unámonos y demos frente a este gobierno estúpido, inútil y desgraciado que nos ha tocado sufrir.

Pero esto no es nuevo, NO. En el 1645 el obispo de PR, don Fray Ramón López de Haro en sus Constituciones Sinodales, censuró algunas representaciones artísticas de teatro porque eran ofensivas e iban contra el pudor. ¿Algún parecido a lo que pasa ahora en el 2009?

© 2009.  Alex Samuel Vélez

domingo, 30 de agosto de 2009

encarnado



Soy un espíritu encarnado
en las raíces de un tronco
seco y rendido,
trasnochado por los mares
trasquilado en el invierno.

Camino por la vereda
del tiempo que me ha tocado vivir,
en esta era insípida
vacía, quieta y estática.

Y solo me quedo
anonadado y quebrado,
en la espera de un mejor
porvenir,
en la ausencia
de aquella presencia
que me entiende, pero vive
en otra estela,
en el destierro
con Soledad.

© 2009. Alex Samuel Vélez

martes, 25 de agosto de 2009

Las Cuatro Semillas (cuento) [aka. “engordando pa’ morir pela’o”]


El albor mañanero despunta su esplendor luminoso. Cuela sus fusilazos por la ventana del cuarto y entre los ojos de Beno.

El don levanta su entumecimiento y abre los ojos. Mira la pared percudida de manos, sangre y uñas rasgadas. Toma una taza de café. Hace un sandwich de jamonilla y queso de papa. Agarra el machete y la azada. Busca las cuatro semillas que recogió de manos de su ex esposa el día anterior en la plaza del mercado. Las tenía amarradas en el sótano de la casa para que el sereno nocturno no las dañara.

Baja la toscosa y abrupta montaña pensando en esas cuatro hijas que engendró y lleva a cuestas. En el negocio familiar que por no ser esclavo abandonó. En el buen carro que cambió por una guagua que ahora muere estacionada en su marquesina con la transmisión dañada.

Llega al claro. Los árboles de quenepa y mangó asombrillan el área con brazos de crema almendrada. Algunas hojas rociadas caen sobre su frente. Mientras tanto alza la cabeza para respirar el aroma de tierra húmeda. Escucha el torrente que corre por las piedras de la quebrada. Siente que su pecho se agranda y cabe en él, todo el llanto del mundo.

Afianza sus puños cerrados al cabo de la azada y hace cinco hoyos. Entierra la primera semilla y pide a la vida que lo perdone. Siembra la segunda y pide a Dios que la tenga en la gloria. Espeta la tercera y se acuerda que dejó la estufa prendida. Siembra la cuarta pero esta lo encara. De inmediato y fácilmente suprime sus gritos, afinca el machete y traspasa la frente de la niña.

El quinto hoyo lo deja abierto. Cuando apague la estufa regresará. Sembrará sus recuerdos futuros en la luz que camina por los montes en las noches de luna. Será un paso al anochecer, una cadena en las tinieblas, una sombra al pie de la cama. Un huésped invisible en su propia casa abandonada.

Copyright 2009. Alex Samuel Vélez

viernes, 21 de agosto de 2009

Lloviznas sobre "Duchas Blancas" (comentario)


Lloviznas

Duchas Blancas, es la imagen cristalina del mar audaz y ardiente que se refleja en los poemas de amor que Lourdes M. Collazo nos entrega con paso valeroso y decidido. En las páginas de este poemario, como venas, corre la sangre de quien ha querido bien y a cambio ha sido trasquilado. Brota la mirada de quien ha sembrado semillas de esperanza y las ha visto florecer como nardos en verano. Es deseo y pasión tan audaz, como el amor mismo.

Lourdes M. Collazo arrima sus dedos a la poesía y conquista al lector como quien pondera un combate y se aferra a un arma potente.

Conquistarte
sin tener
que usar fuerzas
ni espadas
ni trincheras
ni embarcarme
en la batalla
de los que ignoran
que el tiempo
se les pasa
en esa vela
“Colonizarte”

Pero su enemigo no es extraño a su ser, es la apatía que le han sembrado, que ha sostenido como caudal de vida y la hiere pero no le deja morir. Así, navega en dudas y alegrías, fluctúa como Goleta en mar abierto, sin capitán ni tripulantes.

Y hablas,
muestras la belleza
de la naturaleza
de lo sereno
de la palma de mi mano,
mientras con sutileza
la acaricias
y fijas tu mirada
en mi debilidad
para luego
pregonarle a la mar
de tu proeza.
“Goleta”

En contraste, la suavidad y dulzura de sus imágenes tan vivas, captan nuestra imaginación y nos permiten volar hacia parajes de islas, mares, montañas y llanuras. Donde se encuentra ella, mutada en divinidad y naturaleza, como nuestra madre tierra indefensa y esperando al viajero, un cuidador, para entregar su cáliz de néctares salvajes y sentirse protegida.

En ríos y montañas
me he convertido,
en el suave murmullo
de aguas que cubren
mi cuerpo
desprotegido
“Tómame”

Sin embargo, esa transformación es vana y yerma puesto que el visitante que tanto esperaba ha actuado con indeferencia.

Esta tierra de cultivo
de colinas y llanuras
yace estéril, mi cuerpo
desecho se ha secado
por las lluvias que han cesado
por lo fuerte de tu frío.
“Ausencia”

En definitiva, este poemario es una joya para quien lee con el corazón y entiende con la razón. Es una experiencia sensible para ser sustraída con el total de nuestros sentidos y emociones, con la inequívoca idea de gozar hasta suspirar. Es un viaje con pasaje de ida, pero no de vuelta, un bulto lleno de caprichos y recuerdos.

Lourdes M. Collazo, sin lugar a dudas, muestra un dominio potente por la fusión de la palabra y el sentimiento, por la creación genuina de ideas enmarcadas en planos superiores de belleza y creatividad.

©2009 Alex Samuel Vélez para Publicaciones Gaviota y Lourdes M. Collazo

viernes, 29 de mayo de 2009

Manifiesto de Conciencia




literatura comprometida vs. líderes y autores comprometidos


Todos tenemos una realidad y un mundo en derredor. Hasta quien vive en una caja de metal, sin ver ni saber nunca nada de un mundo afuera de ella y lo alimentan por medio de un tubo, tiene un entorno que le afecta. Este individuo tiene contacto con alguna realidad externa cuando se pregunta, ¿Quién me alimenta? ¿Con qué me alimenta? ¿Por qué me alimenta? ¿Hasta cuándo me alimentará? Y si decidiera escribir algo, sería precisamente acerca de ese mismo contexto externo, comprometiendo sus letras en contra o a favor de quien le manda el tubo.

El compromiso que (sos)tiene un autor (líder) con su contexto inmediato (dígase familiar y comunidad), la sociedad circundante (pueblo y país donde vive), el mundo y su propio ser, encuentra su punto y aparte cuando este desarrolla el texto y analiza las diferentes situaciones internas y externas que lo estimulan a escribir. En tiempos como este, aunque todos los tiempos son pertinentes para la gente que los vive, no podemos de ninguna manera desligar nuestro quehacer literario de lo que pasa en nuestro entorno sociopolítico. Sería una irresponsabilidad crasa y absoluta hacerlo. Así como dice mi amigo, el pastor Geraldo Lebrón, “los dones y los talentos son para edificar el cuerpo” en clara referencia al pueblo de Dios y la iglesia. El pueblo (lectores) de dios (el autor) necesita ser edificado y es responsabilidad de su dios hacerlo.

En este preciso momento, amigos dioses, tenemos la oportunidad de hacer nuestra parte y montar par de bloques sobre el suelo de nuestra nación borinqueña. El gobierno de turno en Puerto Rico trata de coartar el desarrollo cultural, artístico y educativo del país. Esto en obvia respuesta a que la gente por medio de la educación, las artes En todas sus manifestaciones) y la cultura entra en contacto con su dignidad nacional y amor patrio. Tenemos la obligación y necesidad intrínseca de levantar nuestra voz y gritar con el puño de las letras. Esta verdad absoluta y autoritaria es depositada en los dedos y manos del escritor desde el momento en que decide poner el primer punto de su primera oración o verso.

Que se escriba con indignación sobre el abuso de poder que asume un gobernante (sin mirar colores) ante la fealdad de recibir más de un millón de votos en un país de 3.8 millones de habitantes.

Destronemos la belleza de la imagen que trae paz, prediquemos el absurdo y el caos enmarcado en sudor.

Rechacemos la paz que amilana y suaviza las emociones y se embriaguen las mentes de cólera y perturbación, solo así habrá un pensar sensible, abierto y reformado.

Resistamos las ansias de la belleza y el suicidio emocional, aceptemos con gratitud el favor de la esencia y devolvamos conciencia.



© 2009 Alex Samuel Vélez

Comentario breve sobre libro: Soles Mojados de una Niña Azul


Adentrarse en la poesía de Emma Jeannette Rodríguez es recorrer sendas llenas de naturaleza, mermelada y agua salada. Es emprender un viaje hacia sus más recónditos adentros, a sus movimientos de cabeza que surgen al andar y admirar con amor o furia a los amados y desamados. Es la espera de lo que no llega y desaliento emocional. Todo desde una autovaloración positiva de su ser ante la adversidad.

Su tono y musicalidad son movimientos de cadera, plasmados en versos, nos permiten mirar a través de sus ojos una luz azul que es femenina y suave. Irradiada de luz, de esquemas aparentemente desalineados que a la larga nos envuelven en una porcelana de suave voz gentil. Es viaje sublime de belleza y sensualidad. Los fantasmas están presentes en los viajes amatorios, como guardaespaldas de su idolatría al amor, protegen sus dedos arriesgados cada vez que los desborda en letras sobre su corazón.

La sensualidad de sus imágenes, sugieren ardor entusiasmado hacia una piel abarrotada de saliva dulce y gelatinosa, es bienvenida en la puerta a un mundo lleno de caricias y gestos eróticos.

La naturaleza es amiga y cómplice de la autora, andan de la mano y se anidan para resguardarse del frío, una con la otra. Es su madre y dadora de vida, es un dios. La madre tierra es su filtro de asperezas, lija de emociones ardientes por lo contranatural que le ha tocado vivir. Madre natura, es culpable de sus dolores y a la misma vez compañera de angustias.

Anteponiendo su autenticidad de mujer libre sobre su infecundidad natural, surge una transición y un quebrantamiento de valores hacia una maduración que la lleva por el camino de una reconstrucción psíquica. De allí es que surge el rompimiento de esquemas, con el rosa de niña y el azul de niño. Así mismo, rompe estereotipos y se abre para expandir dimensiones que solo se unen en el corazón, las trae al lector como carta abierta en juego donde sabe que va a ganar.

Es una suplica a ser escuchada, a ser amada y olvidada por quienes no la han amado bien. Al hombre lo ataca con dureza de pétalos ardientes de fuego quejumbroso, le fustiga la razón con la sensibilidad de quien ha perdido para nunca más ganar. Lo sensible y lo racional compiten y comparten una carrera, íntima y larga, en que pierde la razón.

Dios esta presente como realidad etérea y como hombre que calma sus deseos inertes de fecundidad perdida, es aliado y amado. Se notan claramente los temas de la Naturaleza, la Mujer, el Hombre como ente y como género, la Fecundidad y la Esperanza.

Es catarsis viva, despojada de sospechas aparentes. Tiene tanto amor comprometido, que la descripción dominante es “el Estar que conviene y no llega”. Lo social se enmarca en dolor contrito y pesadez vana ante lo inexcusable. No se reprime ante la burda sociedad que le marchita los parpados y le hace sangrar.

Definitivamente, Emma Jeanette Rodríguez nos narra en su libro “Sueños Mojados y una Nina Azul”, las peripecias de una mujer ante un mundo que la acepta como es, siempre y cuando sea honesta consigo misma y autentica. De eso, ella esta conciente.


© 2008 Alex Samuel Vélez

miércoles, 28 de enero de 2009

Gente


El reloj sonó a las seis de la mañana con el maldito canto de gallo en mp3 que se cree que sabe cantar y ni come maíz, es que ahora las cosas se creen que son gente. Y es que ese poder se lo hemos otorgado a las cosas desde el momento en que nos convertimos en eso mismo, en gente.

Se acabó la película en el momento en que le echaban la leche en la barriga, siempre terminan así, ¿por qué será? Con la leche en la cara, o en el pecho, o en la barriga.
Se acabó el programa, era un documental de cómo alimentar bebés.

Vivimos en miseria por ser gente.
¡Absurdos pedazos de gente, igual que todos los demás y que yo, y que todos los demás... ah ya dije los demás!

Gente es la palabra para referirse despectivamente del prójimo, te das cuenta cuando dicen: “a la gente no les gusta trabajar”... ese eres tu mismo imbecil, no te identifiques.

Así que la próxima vez no digas eso, mejor di: “a mi no me gusta trabajar”. Para que te incluyas en la miseria.
© 2007 Alex Samuel Vélez

viernes, 16 de enero de 2009

creampie



bates mi nata blanca
la revuelves
te relames

como llovizna
que marca
tus lianas
abundantes caderas
en faz de sigilo

rocío a contra luz
mi glaseado de crema
sobre tu rosa roja
virgen aposento

derrito mi crema
suplico a tus raíces
gimen tus frutos
tus párpados

abiertos, cerrados, abiertos
mojan mi salida
riegan tu entrada

enhiesto, firme, de pie
camino a tu encuentro
palpitando
sonrojo tus mejillas
me detengo, me precipito
toco y llego a tu cereza
te decoro la caricia
empapada, enmudecida, complacida
te quedas dormida

© 2009. Alex Samuel Vélez

COMPARTE ESTE BLOG

© 2007-2013 Todos los derechos reservados por el autor.
Prohibida la reproducción total o parcial de los textos literarios publicados en este blog.

Buscar en este blog